lunes, 28 de mayo de 2007

Sobre la novela

Decir la verdad, mintiendo.
Difícil tarea, la del novelista.

---

La peor locura de todas
es la que se presenta
desde una extrema cordura.

----

La verosimilitud perjudica la estética.

----

El verdadero misterio es que lo irracional, el Arte,
pueda ser razonado mediante fábulas y mitos.

----

Novela que acusa los pecados de la novela.
Imposibilidad textual, vida

6 comentarios:

pablo dijo...

Sólo el poeta que miente,. a sabiendas, conscientemente, puede decir la verdad ....decía Don Federico Nietzsche...
saludos

jovialiste dijo...

Hay un libro escrito por José Ingenieros sobre la SIMULACION EN LA NATURALEZA Y EN EL HOMBRE.
La simulación es natural. Existe con el mimetismo de muchos organismos vivientes que lo precisan para la lucha por la supervivencia de sus especies.
Se expresa no solamente en la lucha por la vida, para matar y poder alimentarse, para atraer y para repeler, tiene que ver tambien con reproducción de algunas especies.
La imaginación, que es una facultad natural, permite construír modelos simulados útiles que se adelantan a la experimentación.
Se ha escrito mucho sobre la teoría del género de la novela, no voy a duplicar opiniones diversas.
El novelista no miente en realidad, sino que simula escenarios, pone en los mismos a personajes, y los hace interactuar y se crean situaciones que han de desembocar en algo para que el todo tenga cierto sentido, porque en la vida real nosotros morimos como individuos, pero el sentido de nuestra vida nos trasciende, nunca lo llegamos a saber nosotros, sino los otros olo adivinan al recordarnos y al buscar un fin o un hilo que de coherencia a tantos episodios.
Cuando uno lee una autobiografía por lo general es de alguien conocido publicamente, entonces ya el sentido de su vida es casi histórico y validado por la sociedad en la que ha vivido o vive.
Un sabio vivió para aprender y enseñar o descubrir. Vemos allí un sentido. Una modelo para ser admirada por sus cualidades físicas. Etc, etc.
Experimenta y combina estos ingredientes, hace interactuar a los personajes, y consciente o inconscientemente trata de demostrar una hipótesis.
La hipótesis es lo que da unidad.

José Manuel Martínez Sánchez dijo...

No puede estar muy de acuerdo con tu opinión, sobre todo en los conceptos de 'simulación' e 'hipótesis'. Cuando me hablas de simulación recuerdo, por ejemplo el famoso juego Second Life o cualquier otro y comprendo la naturaleza de su existencia aunque no su razón. Entonces algo no cuadra, como una frontera que separa vida y no-vida, y un querer que la no-vida sea la vida. Por tanto la simulación va contra la vida misma y aunque aplaudamos las obras de tal o cual artista luego descubrimos que éste no pudo evitar pegarse un tiro, es decir, que su vida fracasó aunque su vida simulada pueda perdurar pero él ha muerto con ella. Creo que en este siglo XXI esto no se debe permitir, las cosas ya van suficientemente mal para que nos entretengamos en reconocer solamente el arte de la no-vida. Este tipo de entretenimiento y el sistema que lo promociona me parece inmoral. No puedo evitarlo, aunque también me es imposible no estremecerme ante la no-vida de un buen artista que me haga sentir su arte, pero me es imposible separarme de la tensión ética.
Un saludo.

Sintagma in Blue dijo...

Es que a la vida "real" le falta una buena banda sonora...

José Manuel Martínez Sánchez dijo...

Muy curioso tu comentario "Sintagma In Blue", qué gracia, eso lo he pensado muchas veces y tb he escrito bastante sobre ello.
Un saludo.

Marta dijo...

Tus palabras prenden como el papel en la hoguera. Gracias.

Compartir esta entrada:

Bookmark and Share

Entradas relacionadas:

Related Posts with Thumbnails