miércoles, 4 de noviembre de 2009

Viento cálido

Allí a lo lejos, donde el sueño alcanza,
el mundo parece eterno, milagroso.
Pero aquí las sombras del día
avasallan su esplendor
con óptica aciaga
de ficticio devenir.

Llaman, llaman a la puerta.
No quiero despertar. No abriré hoy.
La agonía del instante me avista
y caen las horas, vacías de tesoros.

Me llena lo ganado del tiempo perdido,
la esperanza de haber entrevisto
la noche que me sueña y me cerca.

Ya al menos, en la herida excelsa,
tus brazos toman mi alma breve
y la bañan, apurándola,
entre cálidos vientos
de sosiego y silencio.

4 comentarios:

BENCHO dijo...

son ideas mías o habla de alguien que le gusta estar solo? igual me gusta de hecho tiene mucho sosiego el poema, pero se me hizo esa interrogante, igual la intriga no es tan mala.

José Manuel Martínez Sánchez dijo...

Sí, puede ser, pero sobre todo habla de alguien que le gusta el silencio -que es parecido a estar solo y a la vez muy acompañado de sí mismo-.

Riol dijo...

Me gustan esos silencios... estoy aprendiendo a llevarlos y espero no saber llevarlos hasta el final de mis días... aprendo mucho... por ejemplo ahora, leyendo tu poema... ¡Buscamos demasiado! pero eso no tiene que ser malo

Mareas dijo...

Me he sentido especialmente identificada con este poema, amo esos espacios desérticos de vida, una forma de reencontrarse con uno o de intentar perderse también, como a los demás.
Me gusta tu poesía, me encanta tu forma de escribir y aunque suene a locura... no me puedo ir sin presentarme.

Estoy recorriendo blogs literarios extendiendo esta invitación
a distintos poetas:

Soy moderadora del portal literario Mareas del alma: http://mareasdelalma.foroactivo.com

Sería realmente un honor para todos nosotros contar con un
escritor de tu jerarquía dentro de nuestro núcleo, para enriquecernos,
aprender y soñar en un ambiente de amistad y armonía.

Podrás utilizar el espacio para publicitar tu blog con otros poetas
sin otro fin que el de compartir un momento agradable,
que conozcan el fruto de tu inspiración y sentir ese placer de la
compañía de un par que también siente y ama la poesía.

Mil disculpas por la molestia, ojalá pueda encontrarte allí José, por lo que leído sos una persona de la que se puede aprender y con la que se puede disfrutar.

Un besito para vos y gracias por el tiempo que me has brindado.

Denn

Compartir esta entrada:

Bookmark and Share

Entradas relacionadas:

Related Posts with Thumbnails