lunes, 6 de abril de 2009

La razón vencida

Como un huracán salvaje mi cerebro estrangula la calma,

revolotea indeciso el silencio, taladra el ahora

de picaduras nerviosas

y grita al viento la penumbra

de una especie de éxtasis psicótico

que va a dar al valium

del sueño nihilista

en un volcán de ideas masacradas.


Mi cerebro es más fuerte que yo, por eso golpea

y silencia mi esperanza.

Solamente quiero dormirme para ahuyentar a la muerte

de la razón homicida.

Y que el sueño conduzca mi cuerpo a lo sutil de la nada,

por sus adentros de aire vencido.


1 comentario:

Poétic@ dijo...

Enredas muchas sensaciones en este poema, me gusta. Saludos.

Compartir esta entrada:

Bookmark and Share

Entradas relacionadas:

Related Posts with Thumbnails