viernes, 17 de octubre de 2008

Poema de la noche oscura

Queda la noche solamente, la noche inmensa y abierta al infinito.

Queda el mundo apagándose, despertando su misterio parpadeante,

Quedan las luces de nadie, lejos, misteriosas, increíbles.

Y yo debajo del mundo, mirando el espacio sin fin que nos convoca

A preguntas eternas sin respuesta. A poesía, sólo poesía… ensoñaciones taciturnas

Del loco artesano de la materia caótica, del suceso sin lógica ni causa, cuyo efecto

Sobrecoge y dispara frío interior, dubitativa estancia en el hogar del sueño callado.

Me urge mirar adentro, tiemblo bajo las estrellas del vasto océano que me envuelve,

Y busco un aire de claridad, no certezas ni confusiones,

Sólo claridad, para reconocerme en la noche oscura del no-ser.


Albacete, 17/X/2008

1 comentario:

Francisco dijo...

Impensable leer tu texto sin tener en cuenta el poema de san Juan de la Cruz. Me ha gustado. Aunque creo que en el texto de san Juan la travesía espiritual, esa especie de viaje introspectivo, es menos evidente (a saber, más sutil) que en el tuyo. Sin embargo, sigo reconociendo a San Juan en tu texto.

Saludos desde México.

Compartir esta entrada:

Bookmark and Share

Entradas relacionadas:

Related Posts with Thumbnails