miércoles, 29 de agosto de 2007

Palabra

No quema la palabra,
sólo el sueño de luz
que la esconde.

4 comentarios:

Alberto Vallejo dijo...

Siempre me han gustado los haikus. Hasta tengo un libro completo con esa forma poetica. Por eso me he puesto a leer con detenimiento el tuyo y lo he retorcido un poco buscando el canon japones. En el fondo uno siempre buscar ajustar lo escrito a su propio gusto Espero que no te moleste.

Sólo el sueño de luz
donde se esconde,
no quema la palabra.

(Siento lo de los acentos pero de momento tengo desconfigurado el ordenador)

José Manuel Martínez Sánchez dijo...

Me gusta. Un saludo.

Anónimo dijo...

No la palabra en su más oscuro centro, el sueño de luz, afuera los fantasmas del gótico de Novalis en su depredadora lectura de Saint John of the Cross de la mano de Donne, tras su conversión al catolicismo,no, pues hete aquí el epigrama del barco en llamas, la dudosa elección del fuego o el aigua, siempre pues la opción del más oscuro centro, aunque, quizás, y por ello el maestro Gimferrer, que bien se lo sabía, lo dejó claro: no la luz, sino el tránsito de la luz. Lo demás queda en la palabra arnada, el juego de polillas...
Pere Bessó perebesso@hotmail.com

indianguman dijo...

Qué lindo!!

Compartir esta entrada:

Bookmark and Share

Entradas relacionadas:

Related Posts with Thumbnails