miércoles, 6 de febrero de 2019

Colonialismo

Es difícil saber lo que puede suceder en Venezuela, pues anda a medio camino entre unas elecciones adelantadas o una guerra civil si, claro está, la fuerza golpista, auspiciada por Donald Trump, decide llevar al extremo sus afanes por echar a Maduro de la presidencia. Afanes con intereses de por medio, las reservas de petróleo, que seguramente mueven el impulso justiciero y humanitario de un presidente como Trump, quien no respeta la democracia de un país que se ha ido construyendo a lo largo de los años en el contexto de un proyecto revolucionario por y para el pueblo. Sin duda Venezuela pasa tiempos difíciles. Pero el capitalismo no quiere solidarizarse, dialogar o ayudar sino es por medio de la imposición, del abuso de poder, del colonialismo... 
No hay duda de que la política es cuestión de poder y servilismo, poder para dominar al pueblo y servilismo a los poderosos, que son quienes determinan el guión de la política. A este esquema hay contadas excepciones, afanes idealistas, verdaderos héroes del pueblo que viven para liberarlo. Hoy nos preguntamos cuál es el sentido de la izquierda o, mejor dicho, del socialismo verdadero. ¿Puede trascender sus dificultades sin ser aplastados sus derechos y libertades? ¿Es necesario llevarse siempre un trozo del pastel o se puede ser solidario y respetuoso? Cuba pasó por dificultades graves pero la sombra de Fidel es alargada. ¿Será solo una sombra, un espectro, en toda América Latina? El tiempo nos dará la respuesta. Pero si hay lecciones que aprender de la historia, una de ellas puede ser que cada pueblo tiene su propia historia, su propia verdad e identidad. Y otro pueblo, por muy poderoso que sea, ha de tener la evolución suficiente como para no seguir invadiendo y pisoteando su dignidad e independencia.

La Tribuna de Albacete, 06-02-2019


Compartir esta entrada:

Bookmark and Share

Entradas relacionadas:

Related Posts with Thumbnails